25 abril 2015

Jotaele Andrade

El regocijo doloroso del amor 
 




¿qué es este brinco 
amada 
en que el corazón ladea 
hacia el abismo? 
  
no puede ser 
la dulce muerte 
porque tu corazón y el mío 
son el colibrí 
aleteante 
y la flor abierta 
  
ni tampoco la súbita maleza 
del espanto 
  
pesa 
amar y ser amado 
  
no la disputa y acaso la pérdida 
y ya no esperarte 
entre las alamedas y el sueño 
en las esquinas 
donde 
enmohece 
la memoria 
  
pesa con su música 
de pájaros enloquecidos 
por la luz 
  
de manos que se multiplican 
y nada toman 
al final del día 
  
mi amor 
mi amor 
  
qué cruel sosiego 
este dolor 
indescriptible 
de lo que está unido 
  
tan intenso como un coagulo de sangre en la nieve 
  
como cuando cantan los ángeles del cielo y del infierno 
al unísono 

 
 
 

En toda catástrofe hay un milagro 




 
mientras cepillaba mis últimos dientes 
y muelas 
  
la podredumbre de las caries y de los besos muertos 
y las palabras 
de amor que no diré nunca 
y las otras 
enraizadas a lo indecible 
  
y la noche afuera era un niño 
frío 
y caído entre las cosas 
  
un cabello sobresalía 
colgado de otro cabello 
  
es lenta la calvicie 
me dije 
  
y lento 
irse cayendo 
entre muelas 
cabellos 
fatigas 
cotidianidades 
  
tomé la hebra 
frágil 
quebradiza 
  
qué modo de irse despojando 
de uno 
pensé 
  
mientras la dejaba caer sobre la blancura del lavabo 
  
fue bajando con una velocidad 
asombrosa 
hacia el mármol 
  
una hebra negra y curvada sobre sí misma 
cayendo verticalmente 
una parte de mí yéndose a estrellar 
  
cayendo 
como un bólido 
hacia un blanco estruendoso 
  
y deteniéndose 
de un modo abrupto 
a unos milímetros del lavabo 
  
podría referir 
las conjeturas 
la búsqueda de razones para semejante espectáculo 
  
pero mi corazón gozaba 
de ver 
aquel cabello 
flotando 
como si hilos invisibles 
lo sostuvieran 
  
oh misterio 
oh dicha de estos oscuros sucesos 
  
para que el poeta diga que en toda catástrofe hay un milagro 

 
 
 
 
Tenebrae factae sunt 
 




no fue una marmota 
malherida 
con que tropezamos 
y muere bajo nuestra mirada adusta 
y desconcertada 
 
no 
aquel día fue como si el mundo estuviera poblado 
sólo 
de marmotas agonizantes  
 
de bocinas estruendosas 
 
fue como si rompieran a pedradas nuestros huesos 
como si los músculos estallaran por un esfuerzo sobrehumano 
 
ominoso es el corazón de lo que amamos 
 
 
ahora 
en la pálida luz de la memoria 
es el carbón de tus días 
quien chisporrotea de pronto 
y enciende 
su íntimo recinto 
 
acaso es la piedad filial que nos reúne nuevamente 
 
acaso he aprendido a amarte 
como a un brazo amputado 
 
a cantarte como se le canta a un niño herido 
para siempre 
en la instancia fúnebre de la noche 
 
 
 
 
 
Perro con  bolsa de desperdicios 




 
y en la acera 
un perro callejero hacía rodar una bolsa de basura 
 
husmeaba un poco y luego 
otra vez 
con su hocico 
hacíale dar otra vuelta 
 
supuse 
con cierta lógica 
que había sido tomado por el espíritu 
de un escarabajo pelotero 
o por el mismo Ra 
de quien cuentan tomó el insecto esa costumbre 
 
los miré intrigado 
alejarse un poco 
bolsa y perro 
rodando 
 
hasta que su pericia 
olfativa 
encontró lo que buscaba 
y se concentró el perro 
en rasgar el nylon 
 
pensé en dios 
en la muerte 
 
pensé 
sobre todo 
en la vida 
 
en estar ahí 
dentro de una bolsa de desperdicios 
mientras hurga 
una boca hambrienta 
 
 
 
 
 
La ganancia de un hombre 





he ganado conmigo 
la reliquia dudosa 
del estremecimiento de la mano rozando el oro de aquello 
que se fuga 
 
y he perdido conmigo la majestuosa corona de la espuma 
arriba de la ola 
la algarabía del bosque y el estruendo de la gota al estrellarse 
 
pocas cosas gana un hombre 
acaso su polvo 
pero ya se ha desvanecido para entonces 
 
ni siquiera la materia en que su historia se escribe 
 
pero tú no saldrás de mi amor 
hasta que el día reviente su caballo 
 
 
 
 
 
Jotaele Andrade (1974, La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina)
 
Le han publicado: 
 
El salto de los antílopes - Editorial El Mono armado, Capital Federal, 2012 
El oleaje del mundo – Editorial Azul, 2013 
Elefantes con anteojos (selección) – Editorial Cartonerita bonita, España, 2013 
Elefantes con anteojos (selección) – Edición de bolsillo, Editorial Morosophos, La Plata, 2013 
La mano del verdugo – Editorial Ediciones de la Eterna, Tucumán, 2014 
Los metales terrestres – Editorial Añosluz, CABA, 2014 
 
Ha coordinado diversos ciclos de lecturas y talleres de poesía. 
Coordina el Festival Internacional y Acampada poética de la Ciudad de Azul.  

Imagen: Facebook de JA

24 abril 2015

Festival Internacional de Poesía de Buenos Aires




http://festivalpoesiabsas.com.ar/wordpress/

Ko Un


La vela blanca





Nadie desea la tempestad, ¡esto es cierto!
Y, en cambio tú, blanca vela ahí fuera en el mar,
en lo hondo del corazón esperas que llegue la tempestad.
Porque sólo durante la tempestad
logras estar viva.

Oh, blanca vela paciente y nostálgica en el gran mar azul!
La lucha ha empezado.

Mi mirada no se aparta de ti.

Entre la hierba, bajo mis pies,
incluso una brisa suave es tempestad.





Ko Un (1933, Gunsan, Corea del Sur) 

Traducción:  Vincenza D'Urso y Clara Janés
Fuente: http://adamar.org/ivepoca/node/96
Imagen:blogg.nrk.co

19 abril 2015

Catalina Boccardo, un poema inédito



La telaraña de Lech Majewski*



“La pintura es una condensación de la realidad”*



donde el asta gira dos veces
y el tercer campesino abandona sus tareas

el señor y la señora de la comarca también despiertan al amanecer
la mirada engorda el ganado

un pintor minucioso busca la cruz o su molino

ganarse el pan con sudor
crear una iglesia de pan
y partir la frente con la espina
del Señor
segar el alimento y este es el cuerpo

la rueda convertirnos
la rueda apretar

brueghel el viejo muestra la totalidad del mundo
¿es todavía el mundo? un director realiza entonces una película
y los molinos contra el mismo cuerpo
y para sacar los ojos
cría cuervos

la telaraña se equilibra imperceptible
la perpendicularidad de las maderas
el viento estaquea
hombre en cruz
los sollozos de una mujer
y una veintena de observadores

el tormento hará sus efectos

danos ese pan de cada día




*Cineasta de origen polaco realizó esta película con una metodología particularmente meticulosa, basándose en la pintura “Camino del calvario” de Brueghel El Viejo, del año 1564. Ésta, a su vez, fue una crítica a la brutalidad de las tropas invasoras españolas en Flandes que realizaron una matanza para preservar el catolicismo ante la amenaza protestante. Majewski es también poeta, pintor y videoartista.


Otros poemas de Catalina Boccardo, aquí

De: "Collage" (inédito)
Imagen: Foto de CB



18 abril 2015

Pier Paolo Pasolini



Súplica a mi madre





Es difícil decir esto con palabras de hijo
a quien cuyo corazón bien poco me asemejo.

Tu eres la única en el mundo que sabe, de mi corazón,
esto que ha sido siempre, antes que cualquier otro amor.

Por eso he de decirte lo que es horrendo conocer:
es de tu misma gracia de donde nace mi angustia.

Eres insustituible. Por eso está condenada
a la soledad la vida que me diste.

Y no quiero estar solo. Tengo un hambre infinita de amor,
del amor de los cuerpos sin alma.

Porque el alma está en ti, eres tú,
pero tu eres mi madre y tu amor es mi esclavitud:

he pasado la infancia esclavo de este sentido
alto, irremediable, de un compromiso inmenso.

Era el único modo de sentir la vida,
el único color, la única forma: ahora todo ha acabado.

Sobrevivimos: y es la confusión
de una vida renacida fuera de la razón.

Te lo suplico, ay, te lo suplico: no quieras morir.
Estoy aquí, solo, contigo, en un futuro abril.




Otros poemas de Pier Paolo Pasolini, aquí

Natalia Fortuny





el día que tiraron la casa abajo 
de al lado 
mirábamos desde la terraza 
parados en banquitos no sabíamos 
íbamos a saberlo  pronto 
que derribar 
se parece a arar un campo 
a remover y esperar la semilla 
vimos paredes enteras 
volver al polvo 
con los ojos irritados 
sobre las cáscaras de pintura 
no ayudaba el invierno de la nieve 
vimos todo de arriba 
ese derrumbe 
nos abrazaría más tarde 





Natalia Fortuny (1977, Buenos Aires, Argentina)

Fuente: "La construcción", Gog y Magog, 2010
Imagen: poetassigloveintiuno.blogspot.com


17 abril 2015

Robert Pinsky

Camisa





La espalda, el canesú, metros de tela. Costuras superpuestas,
las puntadas casi invisibles a lo largo del cuello
pasadas en un taller clandestino por coreanos y malayos

chismeando con té y fideos en la pausa
o hablando de dinero o de política mientras uno casa
esta parte de la manga con su costura sobrehilada a la banda

del puño que abotono en mi muñeca. El prensatelas, la cortadora,
el escurridor, la plancha mecánica. La aguja, la unión,
el pedal, la bobina. El código. El incendio infame

en la fábrica  de camisas Triángulo en 1911
ciento cuarenta y seis murieron entre las llamas.
En el noveno piso, no había bocas de incendio ni salidas de emergencia –

El testigo del edificio de enfrente
que vio como un hombre joven ayudaba a una muchacha a subir
al alféizar de la ventana, luego la sostuvo afuera

alejada de la pared y la dejó caer.
Y luego otra. Como si las ayudara para
subir al tranvía y no a la eternidad.

Una tercera, antes de que él la arrojara, se abrazó
a su cuello y lo besó. Luego él la sostuvo en el vacío y la dejó caer. Casi inmediatamente

subió al alféizar él mismo, su chaqueta centelleaba
y revoloteaba por encima de su camisa mientras descendía,
el aire llenaba las piernas de su pantalón gris—

como el betlemita de Hart Crane “camisa chillona inflada como un globo”.
Es maravilloso ver cómo el diseño coincide perfectamente
a través de la tira de refuerzo y por encima de las dobles puntadas gemelas

en los extremos de ambos bolsillos, como una rima estricta
o un acorde mayor. Estampados, listas cruzadas, cuadros,
Houndstooth, Tattersall, Madras. Los tartanes del clan

inventados por dueños de fábricas inspirados por la falsificación de Osssian,
para controlar a sus salvajes obreros escoceses, domesticados
por una heráldica ficticia. MacGregor,

Bailey, MacMartin. La falda diseñada para que los trabajadores
las vistan en  medio del estruendo de los telares polvorientos
Tejedores, cardadores, hilanderas. El cargador,

el estibador, el bracero. La sembradora, la recolectora, la selectora
sudando ante su máquina entre desperdicios de algodón
como los esclavos con trapos de percal sobre la cabeza sudaban en los campos:

George Herbert, tu descendiente es una negra
dama de Carolina del Sur, su nombre es Irma
y ella inspeccionaba mi camisa. Su color, su ajuste,
su textura y su olor a limpio han satisfecho
tanto a ella como a mí. Hemos escogido su precio y su calidad
y hasta los supuestos botones de hueso.

Los ojales, el apresto, el revestimiento, los signos
impresos en negro, sobre la banda del cuello, en el faldón. La forma,
la etiqueta, el trabajo, el color, el matiz. La camisa.




Robert Pinsky (1940, Long Branch, New Jersey, Estados Unidos de Norteamérica)

Traducción: Adam Gai
Imagen:  staythirtymedia.com


Shirt



The back, the yoke, the yardage. Lapped seams,
The nearly invisible stitches along the collar
Turned in a sweatshop by Koreans or Malaysians

Gossiping over tea and noodles on their break
Or talking money or politics while one fitted
This armpiece with its overseam to the band

Of cuff I button at my wrist. The presser, the cutter,
The wringer, the mangle. The needle, the union,
The treadle, the bobbin. The code. The infamous blaze

At the Triangle Factory in nineteen-eleven.
One hundred and forty-six died in the flames
On the ninth floor, no hydrants, no fire escapes--

The witness in a building across the street
Who watched how a young man helped a girl to step
Up to the windowsill, then held her out

Away from the masonry wall and let her drop.
And then another. As if he were helping them up
To enter a streetcar, and not eternity.

A third before he dropped her put her arms
Around his neck and kissed him. Then he held
Her into space, and dropped her. Almost at once

He stepped to the sill himself, his jacket flared
And fluttered up from his shirt as he came down,
Air filling up the legs of his gray trousers--

Like Hart Crane's Bedlamite, "shrill shirt ballooning."
Wonderful how the pattern matches perfectly
Across the placket and over the twin bar-tacked

Corners of both pockets, like a strict rhyme
Or a major chord.  Prints, plaids, checks,
Houndstooth, Tattersall, Madras. The clan tartans

Invented by mill-owners inspired by the hoax of Ossian,
To control their savage Scottish workers, tamed
By a fabricated heraldry: MacGregor,

Bailey, MacMartin. The kilt, devised for workers
To wear among the dusty clattering looms.
Weavers, carders, spinners. The loader,

The docker, the navvy. The planter, the picker, the sorter
Sweating at her machine in a litter of cotton
As slaves in calico headrags sweated in fields:

George Herbert, your descendant is a Black
Lady in South Carolina, her name is Irma
And she inspected my shirt. Its color and fit

And feel and its clean smell have satisfied
Both her and me. We have culled its cost and quality
Down to the buttons of simulated bone,

The buttonholes, the sizing, the facing, the characters
Printed in black on neckband and tail. The shape,

The label, the labor, the color, the shade. The shirt.

13 abril 2015

Uriel Martínez



La anfitriona





 con los pasos breves y discretos
 propios de la derrota, baja
 24 escalones tomada del barandal
 de la alta noche;
 como en una escena en blanco
 y negro, lentamente arrastra
 la gabardina como quien espera
 lluvia o viento;
 abre el coche, mete la llave
 para encenderlo y observa
 en la luna del retrovisor
 el cigarrillo tembloroso, anhelante;
 por fin el coche arranca
 en dirección al tumulto
 de aquella que olvidó llaves,
 cepillo y pashmina en el baño;
 si la alcanzo le digo que vuelva
 que la perdono que no se agite
 que llore en mi hombro que beba
 de mi cáliz que acomode los espejos.





La otra





 la otra, la que no quiere
 volver a casa, dilata la noche
 del sábado en el apeadero
 para el empleado pobre;
 sujeto el pelo en chongo
 lleva consigo los secretos
 de la noche, viste para ello
 unos jeans entallados;
 nunca se sube a la báscula
 ni se toma la estatura 1.60,
 prefiere chicles de menta
 y anteojos en el tupé;
 gira en un tacón cuando
 desde un coche le gritan
 su precio, aunque ha de
 conseguir el gasto semanal;
 si se le hace más tarde
 sin enganchar al pez
 de los billetes, sabe
 a lo que se expone:
 a que la encuentre el sereno
 ya con el chicle derrotado
 y la cama a solas.




Uriel Martínez (1950, Zacatecas, México)

Fuente: www.portaldepoesia.com
Imagen: www.elcarnavaldelolvido.blogspot.com

10 abril 2015

Mary Jo Bang



Usos de la restricción





El porche es gris—a medio camino entre sílex
y ballena—la casa, una fachada de sol tardío.

Dos mujeres sentadas afuera en el junio
de un año memorable mientras un niño duerme

justo detrás de una puerta abierta. Nota:
mantén la descripción en el mínimo.

Evita adjetivos, usa adverbios
moderadamente. El tren pasa, inquietando

las ventanas, corrigiendo el centro regular del sol
hasta que una banda negra lo cubre.

Se levanta de la silla, desaparece
de la vista. Nunca cuelgues un revólver en la pared

en el Acto I, a menos que planees
que alguien lo dispare en el último acto. Deja

al niño jugando en el patio de atrás; al perro,
suspirando en el porche; se sube al coche.

Ha estudiado literatura rusa. Ahora,
levanta la cámara hasta sus ojos.

La narrativa es aparentemente fácil.
Cada frase debe referirse a la pregunta

¿y después
qué pasó?

y apunta hacia el tren
que llega. Pastillas brillantes en su cartera, una tabla

de planchar abandonada, una lista de compras incompleta
pegada a una puerta de metal blanco: Pan,

Leche. Cordero, atravesada por una línea roja.





Mary Jo Bang (1946, Waynesville, Missouri,  Estados Unidos de Norteamérica).

De: "El claroscuro del pinguino", Kriller71ediciones
Selección y traducción: Patricio Grinberg y Aníbal Cristobo
Imagen: manuelrico.blogspot.com

ETIQUETAS

Adam Gai Adam Zagajewski Adnan Al-Sayegh Al-Mutamid Alan Dugan Alan Mills Alberto Cisnero Alberto Fritz Alberto Girri Alberto Pellegatta Alberto Perrone Alberto Szpunberg Alda Merini Alejandra Correa Alejandra Pizarnik Alejandro Carrizo Alejandro Crotto Alejandro Méndez Alejandro Nicotra Alejandro Palma Alejandro Pidello Alejandro Rubio Alejandro Schmidt Alfonsina Storni Alfredo Veiravé Alicia Genovese Alicia Millán Allen Ginsberg Allen Tate Alvaro García Alvaro Mutis Amy Lemmon y Emily Fragos Ana Becciú Ana Lafferranderie Ana M. Russo Ana María Rodas Ana Muela Sopeña Anahí Lazzaroni Anahí Mallol Andi Nachon Andrea López Kosak André Breton Angel Faretta Anne Sexton Antjie Krog Antología EPO Antonella Anedda Antonio Cisneros Antonio Gamoneda Antonio Lucas Antonio Martínez Sarrión Aníbal Cristobo Arthur Cravan Arturo Borra Arturo Carrera Assia Djebar B. H. Fairchild Baldomero Fernández Moreno Bashir Sakhawarz Batania Beatriz Vignoli Bei Dao Benjamin Péret Benjamín Prado Bernard Noël Billy Collins Blaise Cendrars Blanca Varela Blas de Otero Bo Carpelan Brian Johnstone Brian Patten Bruno Di Benedetto Bárbara Alí C. Drummond de Andrade C.K. Stead Carina Radilov Chirov Carina Sedevich Carlos Alcorta Carlos Aldazábal Carlos Barbarito Carlos Battilana Carlos Germán Belli Carlos López Degregori Carlos Martínez Rivas Carlos Pardo Carlos V. Castro Carlos Vitale Carmen Piqueras Carola Sporn Carolina Esses Catalina Boccardo Catherine Bowman Cees Nooteboom Celeste Diéguez Celia Clara Fischer Celia Fontán Cesare Pavese Charles Bukowski Charles Cros Charles Simic Charles Tomlinson Christopher Reid Ciaran Carson Cintio Vitier Circe Maia Clara Fernández Moreno Claudia Ainchil Claudia Magliano Claudia Masin Concepción Bertone Concha García Constantino M. Andreadis Coral Bracho Cristian Aliaga Cromwell Castillo Cabrejos Czeslaw Milosz César Bandin Ron César Fernández Moreno César Vallejo D. Fulignati / P. Loreto D.H. Lawrence Daiana Henderson Damián Lagos Fernandoy Daniel Battilana Daniel Durand Daniel Garcia Helder Daniel Martínez Daniel Salzano Dante Alighieri Darío Rojo De interés particular De qué hablamos Delmira Agustini Denise Levertov Denise León Derek Walcott Diana Bellessi Diana Laurencich Diane Wakoski Diarios Diego E. Suárez Diego Filloy Diego Muzzio Diego Planisich Diego Roel Diego Sánchez Aguilar Dimitris Angelis Dolores Etchecopar Dolors Alberola Donald Hall Dora Aragón Dylan Thomas E. Anníbali / B. Di Benedetto e.e. cummings Eannon Grennan Edel Morales Edgar Bayley Edgardo Dobry Edgardo Russo Edith Södergran Edoardo Sanguineti Eduardo Ainbinder Eduardo Espósito Eduardo Lizalde Eduardo Mileo Edward Hirsch Efraín Huerta Egor Mardones El baúl Elena Annibali Elfriede Gerstl Eli Tolaretxipi Elvio Romero Emily Dickinson Ennio Moltedo Enrique Lihn Enrique Molina Enrique Santos Discépolo Enrique Solinas Entrevistas Enzia Verduchi Ernesto Cardenal Esteban Peicovich Estela Figueroa Esther Zarraluki Eugeni Evtuchenko Eugenio Mandrini Eugenio Montale Eugenio Montejo Euler Granda Ewa Lipska Ezequiel Ambrustolo Ezra Pound F. de Quevedo y Villegas F. Lope de Vega y Carpio Fabián Casas Fabricio Estrada Fabrício Corsaletti Federico García Lorca Fernanda Agüero Fernando Balseca Fernando G. Toledo Fernando Pessoa Fernando Valverde Ferreira Gullar fin del episodio Franca Mancinelli Francisco Bitar Francisco Brines Francisco Hernández Francisco Madariaga Franco Boczkowski Franco Castignani Francois Villon Frank O'Hara Frederick Seidel Friederike Mayröcker Friedrich Hölderlin Félix Grande G. Martínez Yantorno Gabriel Chávez Casazola Gabriel Gómez Saavedra Gabriela Saccone Gabriele d'Annunzio Gary Snyder Genis Galve García George Oppen Gerald Stern Gerardo Deniz Gerardo Di Masso Gerardo Gambolini Gerardo Lewin Gerhard Falkner Germán Arens Giacomo Leopardi Giorgio Caproni Giorgios Seferis Gisela Galimi Giuseppe Ungaretti Glauce Baldovin Glyn Maxwell Gonzalo Millán Gonzalo Rojas Gonçalo Tavares Gordon E. McNeer Griselda García Guadalupe Grande Guido Gozzano Guillaume Apollinaire Guillermo Bianchi Guillermo Boido Guillermo Sucre Gustavo Weisberger Hannes Sigfússon Heather Thomas Henri Cole Hernán Lucas Hernán Schillagi Homero Aridjis Homero Pumarol Horacio Horacio Fiebelkorn Horacio Salas Hugo Luna Hugo Mujica Hugo Padeletti Hugo Tabachnik Hugo Toscadaray Humberto Costantini Hwang Kem Chan Héctor Berenguer Héctor Viel Temperley Ignacio Uranga Igor Barreto Ilhan Berk Ilya Kaminsky Indran Amirthanayagam Inmaculada Mengíbar Inés Manzano Irene Frydenberg Irene Gruss Irma E. Marc Isabel Bono Isaías Garde Isidoro Blaisten Ismael Gavilán Ismael Velázquez Juárez Izet Sarajlic J. M. Caballero Bonald Jaan Kaplinski Jack Kerouac Jacobo Rauskin Jacques Prévert Jaime B. Rosa Jaime Gil de Biedma Jaime Quezada Jaime Sabines James Laughlin James Schuyler James Tate James Wright Jan Erik Vold Jana Putrle Srdić Jaroslav Seifert Javier Adúriz Javier Egea Javier Foguet Javier Galarza Javier Sologuren Javier Villafañe Jean Portante Jesús Rubio Jesús Urzagasti Jill Battson Jill McDonough Joan Margarit Joaquín Giannuzzi Joaquín Pérez Azaústre John Ashbery John Berryman John Burnside John Donne John Keats Jordi Doce Jorge Aulicino Jorge Boccanera Jorge Brega Jorge Cáceres Jorge Eduardo Eielson Jorge Fernández Gonzalo Jorge Fernández Granados Jorge Fondebrider Jorge Leónidas Escudero Jorge Luis Borges Jorge Posada Jorge Santkovsky Jorge Tellier Joshua Corey José Asunción Silva José Carlos Yrigoyen José Kozer José Landa José Lezama Lima José María Pallaoro José María Álvarez José Watanabe José Ángel Cuevas Jotaele Andrade Juan Antonio Bernier Juan Bañuelos Juan Calzadilla Juan Cameron Juan Carlos Mestre Juan Carlos Moisés Juan Cristóbal Miranda Juan de Lapala Juan Desiderio Juan Gelman Juan Gustavo Cobo Borda Juan José Ceselli Juan José Saer Juan L. Ortiz Juan Luis Hernández Milián Juan López Juan M. Inchauspe Juan Maineri Juan Pablo Salinas Juan Rodolfo Wilcock Juana Bignozzi Juano Villafañe Julio Cortázar Julio César Aguilar Julio Huasi Julián Bejarano Julián Herbert Jüri Talvet Kamau Brathwaite Karina Macció Kathleen Raine Kenneth Koch Ko Un Lalo Barrubia Laura García del Castaño Laura Giordani Laura Wittner Laura Yasan. Lawrence Ferlinghetti Leonardo Martínez Leonardo Sinisgalli Leonor García Hernando Leopoldo Marechal Lepoldo Castilla LeRoi Jones Li Po y otros Li-Young Lee Liliana Campazzo Liliana Celiz Liliana Díaz Mindurry Liliana García Carril Liliane Wouters Lisandro Gallardón Lorena Curruhinca Louis Aragon Louis McNeice Louis Zukofsky Louise Glück Lucas Soares Luciana Mellado Luciano Erba Lucio Madariaga Luis Alonso Luis Antonio de Villena Luis Bacigalupo Luis Benítez Luis Cernuda Luis Chaves Luis Colombini Luis O. Tedesco Luis Pereira Severo Luis Pérez Boitel Luis Rogelio Nogueras Macky Corbalán Mahmud Darwish Malcolm Lowry Manoel de Barros Manrique Fernández Moreno Manuel Juliá Manuel Ruano Manuel Sánchez Manuscritos Marcela Morel Marcelo Carnero Marcelo Cohen Marcelo Dughetti Marcelo Díaz Marcelo Kacanas Marcelo Leites Marcos Silber Margaret Atwood Mariana Suozzo Marianne Moore Maricela Guerrero Marie Howe Mariela Gouiric Marilyn Contardi Marin Sorescu Marina Kohon Mario Bojórquez Mario Jorge De Lellis Mario Luzi Mario Nosotti Mario Ortiz Mario Rivero Mario Sampaolesi Mario Trejo Marizel Estonllo Mark Strand Martha Asunción Alonso Martín Gambarotta Martín Moureu Martín Prieto Martín Vázquez Grillé Mary Jo Bang María Belén Aguirre María Cristina Ramos María Cristina Santiago María del Carmen Kril María Laura Decésare María Lyda Canoso María Teresa Andruetto Marília Garcia Mauro Morgan Mauro Viñuela Melissa Lozada Mercedes Halfon Mercedes Roffé Mesa de noche Michel Houellebecq Miguel Angel Petrecca Miguel Barnet Miguel Brascó Miguel Gaya Miguel Huezo Mixco Miguel Martínez Naón Milenka Torrico Milo de Angelis Mina Loy Mirta Rosenberg Miyó Vestrini Moya Cannon Máximo Balleter Máximo Simpson Narradores poetas Natalia Carbajosa Natalia Fortuny Natalia Litvinova Natalia Romero Nicanor Parra Nilton Santiago Niní Bernardello Nizar Qabbani Noni Benegas Nora Perusín Norah Lange Norberto James Rawlings Norma Etcheverry Noé Jitrik Nuno Júdice Nurit Kasztelan Néstor Groppa Néstor Mux Odette Alonso Olga Orozco Oliverio Girondo Omar Pimienta Oscar Aguado Oscar Hahn Oscar Taborda Osvaldo Aguirre Osvaldo Bossi Osvaldo Costiglia Osvaldo Picardo Osías Stuman Pablo Anadón Pablo Armando Fernández Pablo García Casado Pablo Neruda Pablo Queralt Pablo Seguí Paco Urondo Patricia Díaz Bialet Patricia Jabbeh Wesley Patricio E. Torne Patrizia Cavalli Paul Eluard Paulina Aliaga Paulina Vinderman Pedro López Adorno Pedro Serrano Pere Gimferrer Peter Sirr Philip Larkin Philip Levine Philippe Jaccottet Philippe Soupault Piedad Bonnett Pier Paolo Pasolini Pilar Martín Gila poesia española poesía afgana poesía alemana poesía argelina poesía argentina poesía austríaca poesía barbadense poesía belga poesía boliviana poesía bosnia poesía brasileña poesía búlgara poesía canadiense poesía checa poesía chilena poesía china poesía colombiana poesía coreana poesía costarricense poesía croata poesía cubana poesía danesa poesía dominicana poesía ecuatoriana poesía escocesa poesía eslovena poesía española poesía estadounidense poesía estonia poesía finlandesa poesía francesa poesía griega poesía guatemalteca poesía holandesa poesía hondureña poesía inglesa poesía iraquí poesía irlandesa poesía islandesa poesía israelí poesía italiana poesía japonesa poesía latina poesía liberiana poesía luxemburguesa poesía mexicana poesía neozelandesa poesía nicaragüense poesía noruega poesía palestina poesía paraguaya poesía peruana poesía polaca poesía portuguesa poesía puertorriqueña poesía rumana poesía rusa poesía salvadoreña poesía santalucense poesía senegalesa poesía siria poesía srilankés poesía sudafricana poesía sueca poesía suiza poesía turca poesía ucraniana poesía uruguaya poesía venezolana Poetas europeos Poetas norteamericanas Poetas y padres Pádraig Pearse Páginas seleccionadas Rae Armantrout Rafael Felipe Oteriño Rafael Mendoza Ramón López Velarde Raquel Sinelli Raymond Carver Raúl Abeillé Raúl González Tuñón Raúl Gustavo Aguirre Raúl O. Artola Recortes Reseñas Retratos Ricardo Costa Ricardo Zelarayán Richard Caddel Rita Baldasarri Rita Kratsman Robert Bly Robert Bringhurst Robert Creeley Robert Desnos Robert Lowell Robert Pinsky Roberta Iannamico Roberto Echavarren Roberto Fernández Retamar Roberto López Belloso Roberto Malatesta Robin Myers Rocio Macarena Rodolfo Alonso Rodolfo Edwards Rodolfo Hinostroza Rogelio Ramos Signes Rolando Merayo Romina Cazón Rosario Castellanos Rosario Geselj Roxana Palacios Rubén Reches Rutger Kopland Ruy Rodríguez Salomón de la Selva Salvatore Quasimodo Salvatore Ritrovato Sam Hamill Sam Shepard Samuel Trigueros Sandra Cornejo Santiago Kovadloff Santiago Montobbio Santiago Sylvester Santiago Venturini Saúl Ibargoyen Scott Hightower Seamus Heaney Sebastián Lalaurette Sebastián Pedrozo Sebastián Salazar Bondy Selva Casal Sergio Bizzio Sergio Kisielewsky Sergio Raimondi Severo Sarduy Shane Koyczan Sharon Olds Shin Kyong-Rim Silvia Camerotto Silvia Castro Silvina López Medin Silvina Ocampo Silvio Mattoni Simon Armitage Soledad Castresana Sor Juana Inés de la Cruz Stanisław Baranczak Stefan Ivanov / Iván Landzhev Stephen Spender Stázis Intzés Susana Thénon Søren Ulrik Thomsen Ted Hughes Tedi López Mills Tetsuo Nakagami Theodore Roethke Thomas MacGreevy Tom Waits Tomas Tranströmer Tomasz Różycki Tomás Watkins Ugo Foscolo Ulla Hahn Umberto Saba Unai Velasco Uriel Martínez Valeria Cervero Valeria Pariso Valeria Tentoni Valerio Magrelli Valery Larbaud Vanina Colagiovanni Vassilis Zambaras Verónica Jaffé Vicente Muleiro Victor Botas Viktor Gómez Virago Diop Viviana Abnur Vivivan Lofiego Vladimir Amaya Vladimir Maiacovski Víctor López Zumelzu Vítĕzslav Nezval W.H. Auden Waldo Rojas Wallace Stevens Werner Aspenstrom William Butler Yeats Willian C. Williams Wislawa Szymborska Yanina Magrini Yannis Ritsos Yehuda Amijai Yusef Komunyakaa Yutaka Hosono Yves Bonnefoy Zelda Mishkovsky Zhivka Baltadzhieva Zulma Liliana Sosa Zvonimir Balog